Carl Borgward

Quiero fabricar un auto

La historia comenzó a partir de finales del siglo XIX. Carl F.W. Borgward nació cuando la industria automotriz alemana estaba recien empezando, y como por cosas del destino, su vida estuvo siempre conectada a los autos.

Algunos dicen que fue el pionero en el diseño y fabricación de los autos del futuro, otros lo acreditaban como un genio automovilístico, pero él era verdaderamente más que eso.

El padre de Carl fue un comerciante de carbón y cabeza de una familia bastante modesta y extensa. Lo que diferenciaba a Carl de otros hermanos fue su fascinación e inmersión en el estudio de la ingeniería mecánica. En 1890 siendo un niño de 10 años, sorprendía reparando relojes y máquinas de coser y a menudo desmantelaba sus juguetes y luego los reensamblaba.

A partir de ese momento, la fabricación de coches se convirtió en su mayor placer. Sus talentos también atrajeron a otros y a menudo se oía con firmeza diciendo: "Quiero fabricar un auto".

Siendo ya un joven y a los 18 años, estudió en la Escuela de Ingeniería de Hamburgo y en el Instituto Real de Tecnología de Hanover, acumulando sistemáticamente los conocimientos profesionales en ingeniería mecánica, siendo estos estudios, la base que sentó la sólida formación de las bases para la creación de la marca que hoy es Borgward.

En 1919 la Primera Guerra Mundial terminó y Alemania enfoco sus esfuerzos en la reconstruir el país. Con el inminente incremento de la demanda del desarrollo industrial, Carl aprovechó se convirtió en socio y gerente general de Bremen Tire Industrial Co., Ltd., embarcándose asi en su gran proyecto automovilístico que mas tarde, seria Borgward.

El joven Carl era un ingeniero con visión de comercio, consciente de la demanda del consumidor y de cómo satisfacerla. A través de la observación y análisis, encontró que las grandes marcas como Mercedes-Benz y BMW tenían mercados limitados y no estaban tratando de llegar a otros potenciales fuera de Alemania o Europa. No habían prestado atención a Bremen (la ciudad portuaria más grande de Alemania), que tenía mucho potencial. Por lo tanto, hizo un movimiento extraordinario para enfatizar los negocios de exportación, enriqueciendo rápidamente su línea de productos para el comercio extranjero. Pronto, este movimiento audaz e innovador le trajo gran éxito con un rápido aumento en las ventas. Fue esta visión de negocios con miras hacia el futuro que hizo famosa a esta pequeña empresa y se convirtió rápidamente en la marca automotriz más exportada de la industria. Hasta 1939, Carl Borgward había creado un enorme imperio automovilístico dominando el norte de Alemania. 

Este éxito se le atribuyó entre otras cosas,  a su inmenso amor por las maquinas forjado desde que era un niño.

Cuando se le preguntó una vez más acerca de su pasión, su respuesta siempre se mantuvo simple y firme: “¡Quiero fabricar autos!”

Ver más

La extraordinaria vida de Carl. F.W Borgward

Tras el anuncio de la segunda guerra mundial, el progreso y desarrollo de la industria alemana cesó en muchas formas, incluida la fábrica de Borgward. Frente a esta situación devastadora, Carl tuvo ante sí desafíos sin precedentes y ya en 1949 y terminada la guerra, reunió a los ingenieros y diseñadores de Borgward una vez más, formulando la reaparición de la marca.

Su visión extraordinaria jugó un papel clave en esta reaparición. Una de las cosas que encontró como diferenciador principal en aquel contexto, es que casi todos los fabricantes de automóviles estaban obsesionados con los conceptos de diseño anteriores a la guerra, muchos de ellos de procedencia estadounidense. Con el fin retornar pronto al mercado, opto como estrategia la innovación, y es asi que que se diseña y lanza al mercado el Hansa 1500.

En la Exposición de Automóvil de Ginebra en el mismo año, el diseño causó sensación en la industria, estimulando una nueva era del "renacimiento" en automóviles alemanes y también, haciendo una gran contribución a la industria automovilística alemana de la posguerra.

El éxito de Hansa 1500 demostró una vez más la capacidad de Carl para preveer la demanda futura. Posteriormente, las marcas de automóviles como Mercedes-Benz, Ford y Opel adoptaron sucesivamente el diseño "pontón", distintivo del modelo Hansa 1500. 

Sin embargo, ¿Cómo puede un genio del automóvil mantenerse vigente si no realiza innovaciones constantemente? Carl era un soñador que asi como inventaba nuevos diseños, tambien queria autos que rompieran records de velocidad. Carl no estaba satisfecho con solo producir los modelos mas comerciales de la marca, sino autos veloces.

La velocidad máxima, maniobrabilidad y habían sido siempre sus intereses.

Borgward se había convertido en la primera marca alemana de vehiculos que volvió a la pista después de la guerra.

La decisión fue bien recibida por su equipo ya que después de la guerra y frente a la devastación, se necesitaría una cantidad relativamente grande de fondos para una empresa para volver a la pista de carreras. A pesar de los detractores, Carl se mantuvo firme en su decisión.

Hizo un auto deportivo con un cuerpo de aleación de aluminio aerodinámico y lo llamó el INKA. El INKA de Borgward corrió en la pista de Montlhery en Francia, rompiendo una docena de récords mundiales y siendo nombrado Heroic Duo, ya que empató con Porsche por este codiciado título. 

Ya en 1950 Borgward oriento sus esfuerzos en la tecnología del motor; Para el Goliath GP700 con tecnología de motores FSI (Inyección Estratificada de Combustible) fue aplicada por primera vez, dando un salto gigante en el campo en terminos de cilindrada. Desde entonces, varias compañías como Mercedes-Benz, BMW, Bosch y Siemens han invertido en I + D para fortalecer esta tecnología. Fue con esta tecnología que los fabricantes alemanes comenzaron a buscar la eficiencia en los motores de automóviles. Hoy en día, la tecnología FSI (Inyección Estratificada de Combustible) se ha convertido en una característica importante -casi estándar- para todas marcas de automóviles.

Carl siempre estuvo al tanto de la demanda del consumidor notando interes y potencial comercial sobretodo en los autos compactos. Es asi que nace el modelo Lloyd LP300, creado en respuesta a esta demanda que no solo buscaba satisfacer la necesidad de viajes urbanos, sino que también, de autos mas ligeros y rapidos incluyendo nuevos materiales para reemplazar el cuerpo de acero. Al mismo tiempo, Carl también enfoco sus esfuerzos por innovar en la comercialización, considerando que era muy difícil atraer la atención de autos compactos en los showrooms de los distribuidores tradicionales, por lo que decidió construir una red de ventas independientes, la contratación de pequeños concesionarios de automóviles y la creación de ventas y talleres de reparación en toda Alemania. Esta iniciativa fue posteriormente emulada por Smart. La correcta selección de la segmentación del mercado y la estrategia de marketing adecuada dio lugar a un gran número de Lloyd LP300 y sus modelos mejorados introducidos a partir de entonces para liderar el mercado.

En 1953 Borgward hizo un nuevo avance, creando lo que hoy conocemos como transmisión automática. Este concepto que para la epoca era muy avanzado y ningún fabricante de automóviles en Europa podía ofrecer, era un pendiente en la cabeza de Carl.Finalmente el esfuerzo rindio sus frutos, consiguiendo crear el Hansa 2400, el primer auto de lujo con una transmisión automática opcional. Esta innovadora transmisión de tres engranajes y convertidor de torque hidráulico fueron desarrollados independientemente por Borgward, destacando el pensamiento innovador y la fuerza de Borgward. 

En 1954, muchos creen que la obra maestra más grande de Borgward fue creada. Carl, a la edad de 64 años, diseñó su vehículo estéticamente mas atractivo, Isabella.

Este modelo se convirtió en una sensación instantánea como un auto que lo tenía todo. Con su nuevo motor, chasis y carrocería, el nuevo modelo fue rápidamente popular. Una vez lanzado compitió directamente con el Mercedes180 y recibió grandes loas: "Isabella tiene un encanto irresistible. Con su aspecto aerodinámico, su interior espacioso, su temperamento sobresaliente y su increíble velocidad, es un modelo maravilloso".

Tras el éxito, tambien se produjo una version TS sedán convertible siendo un modelo historico y legendario para la marca, el coupé de dos puertas fue nombrado como el auto ideal alemán en este período milagroso. Las ventas de Isabella superaron las 200.000 unidades, un éxito en aquella época. Desde entonces, los diseños de Carl habían capturado completamente los corazones de los consumidores en Europa y en todo el mundo, porque cambió la percepción de la gente del automóvil y instaurando un nuevo estilo de vida. 

Ver más

Fundador de la industria automovilística Alemana

Gracias a su perseverancia, audacia y capacidad nata, Carl Borgward finalmente se ganó el respeto y la atención mundial tras haber forjado una marca alemana innovadora y diferente a las demás.

Su pensamiento “out of the box” y capacidad de transformar el mundo se convirtieron en los encantos de éste visionario. Gracias a su sana obsesión, nunca desistió y pasó su vida esforzándose por el sueño que nunca  soltó.

Ver más

LA GRAN POTENCIA,
LA DINÁMICA DE LA MANIPULACIÓN

LA GRAN POTENCIA,
LA DINÁMICA DE LA
MANIPULACIÓN